Presentación por parte de AIVE ante el Parlamento Europeo, la oposición y disconformidad con las nuevas medidas que pretenden advertir “del consumo de alcohol”, sin indicar el tipo de alcohol ni sus cantidades.

Logo Asociación AIVEA continuación os mostramos la presentación este 11-02-2022 por parte de nuestra asociación AIVE ante el Parlamento Europeo de unas reivindicaciones que consideramos justas para nuestro sector, acerca del etiquetado del vino.


AL PARLAMENTO EUROPEO

D. LORENZO DELGADO ALARCÓN, provisto de D.N.I. nº 06XXXXXXX-C, en calidad de Presidente de ASOCIACIÓN DE INDUSTRIAS VITIVINÍCOLAS EUROPEAS (AIVE) y domicilio social en C/ Emilio Castelar nº15, 1º-E de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), ante este Parlamento comparece, y como mejor proceda en Derecho, DICE

En primer lugar, queremos felicitarles y apoyarles en el nuevo Plan Europeo de Lucha contra el Cáncer, pues es un nuevo paso para la prevención de una enfermedad que es la segunda causa de mortalidad en los países de la Unión Europea que acaba con la vida de millones de personas cada año.

En segundo lugar, queremos exponer nuestra total oposición y disconformidad con las nuevas medidas que pretenden advertir relativas a que “el consumo de alcohol” sin indicar el tipo de alcohol, sino de forma genérica, provocaría esta enfermedad. Pues la primera versión de este nuevo Plan, mencionaba expresamente que el riesgo radicaba en el “consumo abusivo”, y, finalmente.. el texto definitivo habla de “consumo de alcohol” en general, sin especificar tipo de alcohol o cantidad. Junto con esta medida, pretenden imponer al vino un etiquetado similar al tabaco, sin entender esta parte la desproporcionalidad y carencia de base científica que poseen las citadas medidas que pretenden imponer.

Viniendo a exponer que las anteriores medidas que pretenden imponer carecen de total base científica, adjuntamos como documentos nº 1, 2, y 3 Dosieres de Vino y salud, correspondientes a enero, febrero y abril de 2020 , que acreditan una vez más , como se ha demostrado a lo largo de la historia del vino, que los resultados de numerosos estudios que han analizado la relación entre consumo de vino blanco o vino tinto y el riesgo de mortalidad general, de enfermedades cardiovasculares o cáncer han mostrado claramente que los consumidores de vino blanco o vino tinto, entre 1 y 21 copas a la semana reduce considerablemente el riesgo de mortalidad por todas las causas.

España encabeza indudablemente la dieta mediterránea, en concreto, el vino, considerado un alimento tal y como expresa la Ley 24/2003 del 10 de junio de la Viña y el Vino, formando parte de este patrón alimentario y es una de las piezas claves. Además La Fundación Dieta Mediterránea afirma que “el vino forma parte de la identidad mediterránea, actúa por sí mismo como protector ante enfermedades”.

Siguiendo correctamente la dieta mediterránea, se estableció una pirámide respecto a la selección de alimentos, estableciendo en la base aquellos que sustentan la dieta y, en los estratos superiores, aquellos que se deben consumir con un control como sería el vino. En este aspecto, nuestro sector, siempre ha sido consciente de su responsabilidad con la sociedad y ha defendido el consumo moderado.

En los alimentos podemos encontrar compuestos capaces de producir efectos importantes en el organismo. Un ejemplo de estos es la (-)-epicatequina, pudiendo encontrarla en alimentos y bebidas como el vino y tiene una importante capacidad antioxidante, pero también se ha relacionado con un efecto “anticancerígeno”, esto no quiere decir que cure el cáncer, sino que podría contribuir a su prevención o tratamiento de algún modo, tal y como se acredita en los estudios adjuntados como documentos 1, 2 y 3. Adjuntando como documento nº 5 informe de la Sociedad de Cardiología de Mendoza Federación Argentina de Cardiología, que aportan la evidencia de numerosos estudios bioquímicos, junto con la evidencia clínica, que afirman con rotundidad que en la actualidad hay una creciente evidencia de los efectos beneficiosos del consumo leve a moderado de Vino sobre la enfermedad cardiovascular y también en otros procesos con procesos oxidativos subyacentes como el cáncer.

Además, como bien indica el conocido libro “Apuntes sobre los Vinos Españoles“obra premiada en 1874, por D. Francisco González Álvarez, cuando los derechos de los vinos se fijaron en 1060 y 1862, se adoptó el principio de que el vino natural, es decir, el vino producido simplemente por la fermentación del jugo de la uva, el más beneficioso y saludable, exportando en este momento muestras selladas de vinos naturales todos los países productores de vinos en Europa. Además de afirmar que, el vino usado con oportunidad y en buenas condiciones, repone las fuerzas perdidas.

Adjuntando tal afirmación como documento nº 6 . Todo esto narrado desde 1874, siendo beneficioso generación tras generación.

A tal efecto, esta parte no entiende la propuesta de implantación de tales medidas, claramente injustificadas y sin fundamento científico, que han perjudicado y está perjudicando al sector vitivinícola español, siendo que en la actualidad se está consintiendo que las denominadas “bebidas dulces”, que claramente han demostrado ser la causa de diabetes tipo 2, de acuerdo con un estudio del año 2010 publicado en Diabetes Care, beber una o dos bebidas azucaradas por un día aumenta el riesgo de diabetes tipo II en un 26 por ciento, pues en su etiquetado NO se incluye una advertencia que advierta del gran riesgo de padecer dicha enfermedad, y que, contrariamente a los estudios científicos analizados a lo largo de la historia sobre el vino, quiera incluirse un etiquetado que advierta de ese riesgo no fundamentado.

Por todo lo expuesto, solicitamos la no implantación de las medidas que advierten que el “consumo de alcohol” de forma genérica, sino que se especifique claramente la clase de alcohol que es más perjudicial para la salud del consumidor, y no se incluya entre esos alcoholes, el vino, pues por todo lo expuesto en el cuerpo del escrito, junto con los documentos que lo acompañan, ha quedado más que demostrado, que el consumo leve a moderado de vino evidencia los beneficiosos efectos tanto en enfermedades cardiovasculares, como en procesos oxidativos subyacentes como el cáncer, quedando constancia en numerosos estudios realizados a lo largo de la historia. La comunidad científica internacional y nacional, debe ser cauta en sus recomendaciones a la población por una necesidad de proteger poblaciones vulnerables, pero eso no justifica desde ningún punto de vista que el vino sea considerado insalubre por naturaleza, esta idea es desatinada y sin ningún sustento en el método científico, que está provocando un gran perjuicio al sector vitivinícola, que tanto nos ha dado y que debemos cuidar.

Lorenzo Delgado Alarcón Presidente AIVE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Asociación Industrias Vitivinícolas Europeas.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hostalia.es que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.